El Orden

Si sabemos mirar a nuestro interior y a la naturaleza que nos rodea nos encontraremos con un orden intrínseco que la mayoría de las veces escapa a la mirada dual y condicionada de nuestra mente, encontrar la mirada que revela lo que se esconde detrás de las apariencias necesita de entrenamiento y ascesis, vigilancia sobre el soporte que damos a lo que consciencializamos a través de nuestros ojos externos e internos y que nos va a dar una interpretación de la realidad en base al nivel de consciencia, inconsciencia o anti-consciencia que le demos, por esto es que el cristal que interponemos entre la realidad y nosotros es el que va a teñir lo que percibimos de una forma evidente, a mayor nivel de1426843327_587140_1426850551_album_normal consciencia, mayor porción de realidad y mayor será el abanico perceptual, a mayor silencio interior, mayor objetividad y ecuanimidad, a mayor presencia, mayor recepción vibratoria real y así podíamos seguir dependiendo del que escriba estas palabras y su nivel de penetración, percepción.

Vislumbrar este Orden nos abre de inmediato al asombro, asombro de la maravilla de la que formamos parte como seres humanos conscientes en este Universo plagado de belleza y engendrado de amor, este asombro es el que mueve al hombre/mujer a querer indagar, profundizar, tocar el universo que le circunda y revelar sus secretos, convertido en el explorador de la creación revelándose a la vez como criatura y creador despertando a una realidad mayor.

El camino de la consciencia nos espera ahora más que nunca para ser recorrido por una humanidad sedienta de respuestas, justicia y unidad, y para ello es necesario cambiar la mirada sobre el mundo y sobre nosotros mismos y esto supone elevar la vibración de nuestra consciencia y ampliar el campo perceptual en el que nos movemos, abriendo nuestro campo de visión 360 grados entendiendo el mundo de interdependencias que nos toca vivir y la influencia de cada acto, pensamiento, palabras y elecciones en lo que vivimos y aun más importante en como lo vivimos, porque la vivencia es lo que nutre el polo de la muerte o de la vida a cada instante, inclinando nuestra balanza personal y colectiva hacia la evolución y el aprendizaje o el sufrimiento y la negación.

Posiblemente para eso sirven las crisis y acontecimientos dolorosos de todo tipo que vivimos en estos tiempos de pasaje, para hacernos participes de aprendizajes y elecciones colectivas que colorearan nuestro futuro próximo hacia uno u otro lugar, tejiendo el destino como humanidad en un sistema solar que interpreta una sinfonía universal. Somos seres vibratorios y resonantes con la capacidad de revelar la vida y alumbrar lo que es a cada instante, siendo soportes al orden de lo creado.

Anuncios

Un pensamiento en “El Orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s